logo
face twitter

NOTICIA

“HAY QUE ESTAR MUY CUERDO PARA NADAR 100 HORAS SEGUIDAS”

Noticia del 29/10/1998 - EL PAIS

Tan solo has pasado unos días desde que más de seis mil personas le aplaudieron al llegar al muelle de la bahía de La Concha. Carlos Peña (Tolosa, 1965) acababa de nadar en compañía de su hermano Iñaki durante 100 horas ininterrumpidas.

La marca se había logrado gracias al espíritu de superación, el mismo al que permanentemente brindan todos sus logros en el campo de la natación y a medio camino de la aventura. Los testigos de la proeza garantizan lo realizado que ahora espera recibir el visto bueno para entrar en el libro Guinnes de los récords.

Carlos ya aparecía en él después de convertirse hace tres años en la primera persona capaz de cruzar a nado el lago Titicaca en Perú y Bolivia, el lago navegable más alto del mundo. Es una más de las diferentes metas planteadas desde hace diez años decidió comenzar a nadar de espalda. Entre el deporte y la aventura a veces hay un margen demasiado delgado: no se trata de batir un récord, sino de superar una prueba que parece inadecuada a la propia fisiología humana. Los hermanos Peña han buscado siempre esa frontera que discute.

¿Qué buscaban con este nuevo reto?

Se trataba se superar lo que ya habíamos hecho hace un par de años (72 horas en el río Ebro) en un sitio más difícil que el mar, dejando además un marca más complicada de alcanzar.

¿Dónde han encontrado la mayor dificultad?

La mayores dificultades nos llegaban sobre todo por la noche. De hecho, la primera noche bajó mucho la temperatura y lo pasamos muy mal. Nos enfriamos, estuvimos tres o cuatro relevos con los estómagos fastidiados casi sin comer, aunque menos mal que lo pudimos solventar. Mi hermano cambió su traje de neopreno por uno más gordo para sufrir menos la baja temperatura del agua. Pese a todo, hay que reconocer que tanto la climatología como el mar nos has acompañado muchísimo.

Antes de salir, ustedes aseguraban que sería más importante la fuerza moral que la física. ¿Qué conclusión has sacado?

Poniéndolas sobre una balanza no tengo claro cuál sería más importante aunque, personalmente, me inclino a pensar que la capacidad psicológica es esencial. Aquí no hay ningún fármaco que te haga psicológicamente más fuerte, es algo que debes lograr tu mismo.

¿Cómo se potencia el factor psicológico?

La verdad es que nosotros no trabajamos con un equipo de psicólogos, ni vamos a ninguna terapia. Creo que, en mi caso, llegar a la natación hace diez años desde la prueba más dura del atletismo como es el maratón me permite partir ya con esa capacidad se sufrimiento. De todos modos, cada uno debe buscar su fórmula sabiendo afrontar los problemas que surjan, por ejemplo, durante las cuatro horas de relevo.

¿Qué le lleva a embarcarse en estos retos?

No lo sé, quizá trate de ser el mejor del mundo. Si los otros deportistas se superan y tratan de dejar marcas cada vez más altas es porque buscan ser los mejores. Yo me lo planteo de la misma manera. Mi trayectoria esta ahí, llevo diez años haciendo cosas muy duras, llegando en ocasiones a ser el único en el mundo en lograrlas. Por lo tanto, como cualquier deportista, quiero ser el mejor.

Habrá quien pueda pensar que sus metas no son demasiado normales. ¿Se necesita un punto de locura para planteárselas?

Tanto como Kevin Doohan o Carlos Sainz, tanto como otros muchos que participan en deportes muy competitivos y duros a la vez. Puede que exista algo de locura, aunque yo creo que para hacer estas cosas no solo no hay que estar loco sino, seguramente, demasiado cuerdo.

La aventura no se paga

Ha citado campeones del mundo que ganan mucho dinero, pero no es su caso. Entonces, ¿con qué reconocimiento siente satisfecho?

Efectivamente, la aventura en España no esta pagada. Pese a todo, que dos deportistas como nosotros concentremos cerca de seis mil personas en la bahía de La Concha para aplaudirnos es algo que no puede pagar y la satisfacción que notamos ese día es algo realmente grande. Por ahora nos basta con ello.

¿Cuál es el nuevo proyecto que tienen?

De momento queremos seguir disfrutando de lo conseguido y una vez hayamos superado las pruebas médicas, comenzaremos a platear el reto para la nueva temperatura. El próxima podría ser cruzar el Canal de la Mancha, prueba que tenemos pendiente desde que estuvimos por allí hace algunos años, o el lago Maracaibo, el más grande de Sudamérica.

<< volver

© Copyright 2010 Carlos Peña | Inicio | Contacto | Mapa del Sitio |