logo
face twitter

NOTICIA

A NADO POR LAS AGUAS DEL NERETVA

Noticia del 29/01/1995 - DIARIO DE NAVARRA

El nadador Carlos Peña “recorrió” el río de la ex Yugoslavia dentro de una expedición navarra de ayuda humanitaria.

Flanqueado por dos orillas que han sido escenario de violentos combates a lo largo de los últimos meses, el nadador navarro Carlos Peña realizó recientemente un singular recorrido por las aguas del río Neretva, desde Mostar hasta su desembocadura en el Adriático.

Aunque curtido en experiencias similares en el Ebro, en el Miño o en el lago Ness, el propósito de Carlos Peña trascendía lo meramente deportivo. Se trataba, según explicaba ayer él mismo, de llevar a cabo una iniciativa “totalmente simbólica” para reforzar los lazos de solidaridad con una tierra castigada por la guerra y para dar a conocer de alguna forma la labor que viene desarrollando en la antigua ex Yugoslavia la organización no gubernamental SIN (Solidaridad Navarra internacional).

Precisamente, varios miembros de esta ONG acompañaron a Carlos Peña en su singular travesía por las gélidas aguas del Neretva. No en vano, el principal propósito de la expedición era el de llevar a la región de los Balcanes 25.000 kilos de alimentos, ropa y comida.

Ayer, representantes de SIN ofrecieron una rueda de prensa para dar a conocer el objetivo y los detalles de su aventura. Estuvieron Javier Blázquez y Berly Múñez, presidente y vicepresidente de SIN, respectivamente; Antonio Carabante, conductor de uno de los camiones que se desplazaron hasta la ex Yugoslavia: y el propio Carlos Peña.

La expedición se llevó a cabo entre los días 10 y 26 del pasado mes de enero.

60 kilómetros a nado

El recorrido que efectuó Carlos Peña por el río Neretva fue de unos sesenta kilómetros, repartidos en dos jornadas. Lo hizo acompañado por una embarcación de la Cruz Roja y un vehículo de los Cascos Azules que avanzaba por la orilla dedicado a detectar la presencia de minas u otros obstáculos.

A pesar de todo, Carlos Peña admitió que la travesía fue difícil y que incluso hubo algún momento en el que se jugó la vida. La temperatura normal del agua era de dos grados aunque por la mañana a primera hora, se tuvo que enfrentar a temperaturas de hasta quince grados bajo cero.

Quizá lo más sorprendente, según comentaron ayer, fue el apoyo y hasta el entusiasmo que encontraron en muchas de las personas que asistieron su recorrido acuático por el Neretva. “No sabía cómo lo podía interpretar la gente y la verdad es que lo enfocaron bastante bien. Ya era primera vez que iba a aquella zona y he vuelto bastante impresionado”. “El objetivo, resumió Javier Blázquez, era el de servirnos del deporte como un símbolo. Se trataba de hacer ver la necesidad de unir orillas y de luchar contra corriente”.

Recogida en la Ribera

Con todo, y como ya se ha indicado, el viaje de Carlos Peña por el Neretva fue sólo un complemento del verdadero objetivo de la expedición. Esta, según explicó Antonio Carabante, repartió comida y alimentos en varias localidades. “En Mostar, por ejemplo, dejarnos trescientas cajas familiares. Estas cajas se llaman así porque contienen alimentos y otros materiales de primera necesidad suficientes para una semana en una familia de cuatro miembros. Llevan dentro leche, galletas, aceite, conservas, champú, dentífrico… También en Mostar dejamos unas seiscientas cajas de ropa en la Cruz Roja. En un campo de refugiados entregamos otras ciento cincuenta cajas de alimentos y, ya en la parte croata, dejamos unos cuatro mil kilógramos de conservas en un centro geriátrico”.

La mayor parte de ese material, que fue transportado hasta los Balcanes en dos camiones, procedía de la campaña de recogida organizada en varias localidades de la ribera navarra. Es esa campara participaron activamente los alumnos de ETl de Tudela. “Asimismo, se abrieron cuentas en varias bancarias para que pudiese colaborar económicamente quien lo deseara. La UPNA nos dio una ayuda de medio millón de pesetas. No hay que olvidar que el transporte de cada kilogramo viene a costar unas veinticinco pesetas”.

Señalaron también que tal y como están las cosas en aquella zona hay que tener cierta precaución al haber entrega de la ayuda. “En nuestro caso, de todos modos, prácticamente la totalidad de lo que llevamos se entrega de forma directa a las familias. Se trata de una ayuda que realmente le llega a quien le tiene que llegar”.

Próximos proyectos

Esta reciente expedición, en cualquier caso, pronto tendrá su continuación en nuevas iniciativas en las que ya andan trabajando los miembros de Solidaridad Navarra Internacional. Según explicaron, la próxima campaña de recogida se va a llevar a cabo en localidades de la ribera media.

Comentaron igualmente que la monitora de los niños bosnios que actualmente se encuentran en Tudela les ha insistido en la necesidad de llevar medicinas al hospital de Tuzla, por lo que también centrarán sus esfuerzos en esa línea. “Queremos aprovechar el viaje de regreso de esos niños para llevar algunas cajas”, indicaron.

Otro de los proyectos en los que piensan centrarse a partir de ahora es la recuperación de una granja de Mostar que pertenece al Departamento de Agricultura del gobierno de Bosnia y que abastece de huevos a varios campos de refugiados y centros asistenciales.

Destacaron también el hecho de que la organización no gubernamental SIN viene funcionando “a nivel popular”, gracias a las generosidades y a las aportaciones, grandes o pequeñas, de personas particulares.


<< volver

© Copyright 2010 Carlos Peña | Inicio | Contacto | Mapa del Sitio |